Proyecto de Prevención Colapso de los Ecosistemas

Blog Post por Marco Hidalgo, Coordinador del Prevención Colapso de los Ecosistemas

Los bosques tropicales, incluyendo las extensiones de manglares en la vertiente del pacífico sur, sufren una constante amenaza por diferentes factores antropogénicos. Una de las amenazas más significativas es la pérdida de depredadores y sus presas, las cuales han disminuido debido a la cacería recreativa y cultural en la Península de Osa.

En la búsqueda de soluciones prácticas al nivel ecosistémico, Conservación Osa, a través de su proyecto de “Prevención del colapso de los ecosistemas”, pretende aumentar la resiliencia de los ecosistemas en la Península de Osa mediante el uso de las técnicas de ciencia ciudadana y “rewilding” relacionadas con la red de ciencia existente de Conservación Osa y la industria local de ecoturismo peninsular.

Esta iniciativa implementa unos sistemas acústicos guardianes del bosque tropical que pueden detectar remotamente las actividades de la biodiversidad de la Península de Osa, proporcionando datos biológicos únicos, que nos permite respuestas rápidas y un monitoreo confiable desde el dosel de nuestro bosque.

Este proyecto ofrece talleres educativos y busca desarrollar oportunidades alternativas con el objetivo de convertir a los cazadores y sus hijos en defensores de la vida silvestre. Para esto, se imparten charlas en los diferentes centros educativos, donde nuestros investigadores son acompañados por cazadores locales, donde se busca enseñar la importancia de la fauna silvestre en nuestros bosques.

Despertando conciencia ambiental con los niños de Sierpe

Blogpost por Luis Carlos, Coordinador de restauración de manglares

El Humedal Térraba-Sierpe presenta el ecosistema de manglar más productivo y diverso del Pacífico Sur de Costa Rica. Sin embargo, no todos saben la importancia que tiene este hábitat en nuestro día a día. Por este motivo decidimos celebrar el Día Internacional de la Conservación del Ecosistema de Manglar con la Escuela de Ajuntaderas, Sierpe.

Nuestros invitados especiales fueron los niños de esta comunidad que aprendieron acerca la importancia de los manglares, la prevención de incendios y el manejo de residuos. Es importante reconocer que los niños y las niñas son portadores de información. Ellos deben ser escuchados y pueden transmitir estos mensajes a las personas que están a su alrededor. De esta manera las personas tendrán conciencia sobre la importancia del medio natural en que viven y generarán una cultura de protección del humedal.

Durante las actividades, Conservación Osa enseñó que los manglares son especies de árboles capaces de crecer y tolerar altas concentraciones de sales en el agua intermareal. Además, que poseen un sistema de raíces que ofrece un santuario a pequeños peces y que protegen la costa de fuertes eventos climáticos.

El Área de Conservación Osa presentó un cuento que cautivó a los niños acerca de la prevención de incendios forestales. Y para sorpresa de todos los estudiantes, el protagonista del cuento Toño Pizote (mascota símbolo de la conservación ambiental) hizo una aparición, que trajo alegría y emoción.

La Municipalidad de Osa colaboró con una dinámica para aprender estrategias de manejo y diferenciar los diferentes tipos de residuos con el fin de combatir las grandes cantidades de basura que se producen todos los días (Costa Rica consume 323 mil toneladas de materiales plásticos al año). Además, enseña de cómo minimizar el consumo de productos plásticos de solo uso que terminan en las playas y los océanos (80% de la contaminación marina es plástico) por el uso de botellas reutilizables y bolsas de tela y rechazando las pajillas.

La educación es una herramienta esencial para generar un cambio hacia la conservación de los ecosistemas marino-costeros. Por eso, es fundamental hacer llegar la información a todas las personas que son afectadas, ambos directamente e indirectamente. Las comunidades costeras son las que más enfrentan los efectos del cambio climático, enfrentando los amenazas del incremento del nivel del mar y fuertes tormentas. Gracias a la infraestructura verde como son los sistemas de manglares, se mitiga estos impactos, protegiendo las comunidades amenazadas.

Es muy importante seguir creando este tipo de eventos con los niños de las escuelas con el fin de concienciar acerca de lo esenciales que son los ecosistemas de manglar y continuar protegiendo estos hábitats, no solo por su importancia biológica, sino también por las comunidades locales que dependen de ellos.

Prevención de plásticos en paraíso

Blog Post por Noelia Hernández, Coordinador de los programas marinos

Cuando visitas por primera vez las playas de Piro y Peje Perro, sientes así como  estuvieras dentro de una película donde un náufrago llega a una de esas playas paradisíacas, vírgenes, donde en lugar de cientos de turistas estás rodeado de naturaleza, tranquilidad y belleza allá por donde mires. Los árboles, la neblina al fondo, las aves volando, las olas rompiendo con fuerza, incluso la oportunidad de ver especies tan carismáticas como lo son las tortugas o las ballenas, todo idílico que hace pensar que estás en un sueño o en el escenario de una película. Por desgracia, un regreso a la triste realidad comprueba que, al igual que muchas otras playas, estos paraísos alejados de las grandes urbes también sufren la presencia de plásticos.

Plásticos encontrados en la playa Peje Perro durante la patrulla de tortugas marinas.

 

Gran pieza de foam encontrada en playa Peje Perro.

¿Cómo es posible que un sitio tan idílico tenga tantos plásticos? Si, ya sabemos que mucha basura acaba en el mar y por las corrientes regresa a la costa. Pero, ¿cómo hemos llegado al extremo de arrojar al mar 8 millones de toneladas de residuos cada año? Para que se hagan una idea esto es el equivalente en peso a 800 torres Eiffel. Con estas cifras no es de sorprenderse que se hayan formado cinco grandes islas de basura en los océanos. Lo que vuelve a sorprender es que las dimensiones de sólo una de las islas de basura del Pacífico se estima en 1,6 millones de km2, tres veces el tamaño de Francia. Si, han leído bien: ¡tres veces Francia! Cuesta imaginarlo, pero no hace falta pensar en esas cifras ni alejarse mucho para darse cuenta de la magnitud del problema.

Cantidad de plásticos recogidos en 5 horas por los asistentes de investigación de tortugas marinas.

Por eso, Conservación Osa está dedicado a mantener inmaculadas las playas de Osa, mientras busca maneras de combatir el problema más grande de plásticos. En nuestro ultimo esfuerzo para limpiar las playas, tres miembros del equipo de tortugas marinas recogieron cerca de ocho bolsas de basura de unos 100L cada una…¡y en solo unas pocas horas! Al separar los diferentes tipos de residuos para su reciclaje se decidió analizar las etiquetas y tapones de las botellas de plástico encontradas y se observó que la gran mayoría de plásticos procedían de Asia.

Miembros del programa marino y ríos saludables separando los diferentes plásticos para su posterior reciclaje.

 

Resultado de analizar la procedencia de los tapones y etiquetas de las botellas encontradas. Foto: Mónica Espinoza.

Cuando se ve toda esa basura en un sitio como Piro, o Peje Perro, se empieza a cuestionarse si será verdad lo que dicen que para el 2050 va a ver más plásticos que peces en el mar. Imaginar lo que sería un mar sin peces y completo de basura. ¡No gracias! La buena noticia es que entre todos aún estamos a tiempo de cambiar esto y ya se han iniciado medidas al respecto. El Cantón de Osa ha sido pionero en Costa Rica en eliminar todo el plástico de sus locales, y para el 2021 a nivel nacional estarán prohibidos todos los plásticos de un solo uso. Pequeños gestos diarios—como llevar su propia bolsa de tela al supermercado, no utilizar pajillas ni cubiertos desechables, usar botellas de agua reutilizable y evitar envases de un solo uso—consiguen tener un gran impacto.

¿Y tú, te unes a la batalla contra el plástico? #BreakFreeFromPlastic #ForgetPlasticIsFantastic

Integrantes del Programa marino y Ríos saludables.

Nota: Para incrédulos, o curiosos, les invitamos a leer los estudios realizados por Jambeck y colaboradores en el 2015, así como el trabajo realizado por Lebreton y colaboradores recientemente publicado en Scientific Reports.

Caminantes silenciosos de la noche

Blog Post por Juan Carlos Cruz Díaz, Coordinador del programa felino

Son las 5:30 de la mañana y el sol se levanta sobre el bosque seco de Guanacaste en el norte de Costa Rica. Investigadores en Playa Naranjo en el Parque Nacional Santa Rosa en el Área de Conservación Guanacaste alistan para patrullar la playa. Caminan sobre la costa en busca de evidencia de la presencia de jaguares. En este lugar es común encontrar huellas de jaguar sobre la playa ya que ellos la patrullan en busca de presas.

Huellas de jaguar en playa Sirena en el Parque Nacional Corcovado.

No muchas personas lo saben, pero las tortugas marinas son una presa común para jaguares. Las tortugas marinas son bastante rápidas y ágiles en el océano pero muy lentas y torpes en la tierra, lo cual las hace perfectas para ser una presa de jaguar.

Para Los investigadores deben caminar la playa de arriba y abajo, documentando los rastros de tortugas marinas que salieron a anidar a la playa la noche anterior. Es posible reconocer las especies de tortugas por sus rastros, así también saber si una tortuga fue depredada la noche anterior. Cuando no se encuentran rastros de salida, los investigadores buscan evidencia de una tortuga depredada.

Rastro de tortuga marina regresando al mar después de anidar.

El Área de Conservación Guanacaste es uno de los pocos lugares en Costa Rica donde la depredación de tortugas marinas por jaguares ha sido reportada, junto con los parques nacionales Tortuguero y Corcovado. En los años noventa, investigadores encontraron que los jaguares en Corcovado incluso cambiaban su comportamiento de ser diurnos a nocturnos en ciertas épocas durante el año, el cual coincidió con los picos de anidación de tortugas marinas en las playas de Corcovado. Este cambio sugiere que las tortugas marinas son una presa natural para los jaguares y probablemente ha sido así por miles de años.

Fotografía de cámara trampa de un jaguar con una tortuga marina recién depredada en playa Naranjo en el Área de Conservación Guanacaste.

Aun cuando la depredación de tortugas marinas por jaguares es común en áreas donde las dos especies se distribuyen, no representa una amenaza a las poblaciones de tortugas. Los jaguares depredan tan sólo 30 tortugas por año en Guanacaste, y alrededor de 20 en Corcovado. Así mismo, los jaguares son los únicos entre los grandes felinos conocidos por este comportamiento, probablemente porque cuentan con la mordedura más fuerte entre los grandes felinos y una mordida potente es necesario para romper los gruesos caparazones de las tortugas.

Son las 8:00 de la mañana de regreso en Guanacaste y los investigadores han encontrado una tortuga verde recién depredada la noche anterior. Después de identificar la especie, toman evidencia fotográfica y medidas de caparazón y  marcan la tortuga para no contarla de nuevo en futuras patrullas. Se instalan cámaras trampa en el sitio para contar con evidencia fotográfica del jaguar que regresará a alimentarse esa misma noche más tarde.

Jaguar y Tortuga lora depredada en playa Naranjo en el Area de Conservación Guanacaste (Foto por: Alonso Sánchez).

Aun cuando este comportamiento ha comenzado recién a ser estudiado, ha traído nueva información acerca de variables que puedan explicar otras conductas suyas, incluso el uso de hábitat y tolerancia con otros individuos en el mismo sitio. Esto también ha servido para crear conciencia del delicado equilibrio de los ecosistemas y de especies que parecen tan alejadas pero que están tan estrechamente relacionadas.

Conservación Osa ha colaborado con Corcovado y con otros parques nacionales y socios como parte de la Red de Cámara Trampa de la Osa. Cámaras trampa apoyan investigaciones como esto para recoger evidencia y aprender más sobre el comportamiento de la vida salvaje y los gatos salvajes. Para aprender más sobre la Red de Cámera Trampa y los esfuerzos de Conservación Osa de investigar y proteger los jaguares y otros grandes felinos, haz clic aquí.

Acciones de restauración de manglar en el Humedal Nacional Térraba Sierpe

Blog Post por Luis Carlos Solis, Coordinador de restauración manglar

El Humedal Nacional Térraba Sierpe comprende el bosque de manglar más extenso de Costa Rica con un área mayor a las 16.000 hectáreas las cuales debido a su gran importancia biológica, fueron declaradas de importancia internacional por la Convención Internacional de Humedales Ramsar. En esta área protegida, los recursos del manglar han sido utilizados desde la época precolombina cuando las comunidades indígenas extraían colorante de la corteza del mangle rojo (Rhizophora mangle) para teñir sus vestimentas.

Parcela removida del helecho

Actualmente los pobladores del humedal basan su economía en diversas actividades tal como la extracción del molusco “piangua” (Anadara tuberculosa), pesca artesanal, y la producción aislada de diversos cultivos y la ganadería; no obstante, en el pasado la economía local estuvo basada en la extracción de madera para la producción de carbón, leña y materiales de construcción, lo cual diezmó considerablemente la extensión del bosque de manglar. El producto de esta deforestación hoy se presenta en el humedal una colonización masiva del helecho “negraforra” (Acrostichum aureum), el cual es una especie oportunista y difícil de erradicar. Debido a su alta densidad, actúa como barrera para el establecimiento natural del manglar.

Pianguero en labores de siembra de mangle

 

Pianguero en Vivero de Mangle

Como resultado de esta barrera en la regeneración del bosque, la organización Conservación Osa se encuentra realizando acciones de restauración de manglar mediante el proyecto “Fortalecimiento efectivo de los ecosistemas mangles en Costa Rica (Térraba Sierpe) y mejoramiento de la calidad de vida de la población costera local” bajo financiamiento de ALDI SÜD y KfW-DEG, esto en conjunto con la Asociación de Piangueros y Recursos Marinos de Ajuntaderas y Afines (APREMAA) con el objetivo de favorecer la recuperación de la salud, integridad y sostenibilidad de un ecosistema que ha sido degradado.

Equipo de Conservación Osa en trabajos de campo

Estas acciones de restauración se basan en el manejo activo lo cual implica la intervención humana para remover las barreras que están impidiendo la regeneración natural del manglar. Suponen la remoción del helecho con el fin de favorecer el crecimiento de los manglares en los sitios de restauración. Así también el proyecto está estableciendo viveros de árboles de manglar en aras de acelerar los procesos de recuperación del ecosistema. Todas estas labores son ejecutadas en conjunto con diferentes instituciones y organizaciones nacionales e internacionales como lo han sido el Área de Conservación Osa, Municipalidad de Osa, Universidad Nacional mediante su Laboratorio de Ecología Tropical Aplicada, Bluesensus, Grupo Shore-Rainbow Export Processing, Grupo ICE-Proyecto Hidroeléctrico El Diquís, Agencia GIZ, entre otros.

Corta del helecho en parcela de restauración

Esfuerzos de este tipo están insertos en la política gubernamental en pro de la conservación y recuperación de los humedales como un elemento fundamental en el desarrollo sostenible de las comunidades que dependen de estos como medio de vida. Para Conservación Osa, es un privilegio ser parte de estos esfuerzos y resguardar los servicios fundamentales que brindan los humedales al país.

Equipo Universidad Nacional

 

Asociación de piangueros en labores de siembra de mangle

Para aprender más sobre nuestro programa de conservación manglar, haz clic aquí.

Construir nuestro programa marino: conectar en la Osa

Blogpost por Mónica Espinoza Miralles, científica de conservación marina

Para aquellos apasionados por el mundo submarino, es increíble ver cuán extraordinariamente diferentes son los mares alrededor del mundo. Este fue el caso de nosotras: Noelia Hernández, oceanógrafa de España, y yo, Mónica Espinoza, bióloga marina de Costa Rica, ya que tuvimos la oportunidad de conocernos por primera vez en el Saladero Ecolodge. Desde ese momento, nos dimos cuenta de que ambas poseemos una gran afinidad, pasión y curiosidad hacia el mar. Por esta razón estamos sumamente emocionadas de ser las nuevas integrantes del Programa Marino de Conservación Osa, de construir sobre colaboraciones locales, y de proteger este paisaje marino único y especial.

La experiencia en Saladero Ecolodge inició tomando una panga y navegando a través las aguas calmas del Golfo Dulce. Una vez se cruza este incomparable fiordo tropical con una profundidad de alrededor 200 metros se observa el Parque Nacional Piedras Blancas. Justo en las faldas de esta área protegida se encuentra Saladero, un sitio que de inmediato exhibe esa especial interacción entre el mar y la tierra.

Vista del Saladero desde el mar

Al llegar tuvimos la oportunidad de conocer el bosque primario y secundario que rodea este hermoso rincón del Pacífico Sur, para de pronto encontrarnos con el flujo del río que atraviesa y baña las preciosas tierras del bosque tropical y que converge en las aguas del mar azul de Golfo Dulce. Es así como decidimos aventurarnos en kayak para ser uno con el río, al dejarnos fluir por su cauce y rodearnos esa hermosa naturaleza. En la desembocadura del Río Esquinas, nos encontramos con el complejo ecosistema de manglar, un sitio de gran diversidad en flora y fauna y un refugio de las futuras generaciones de tiburones martillos, conocidos como los guardianes de la Isla del Coco.

Perspectiva del bosque de manglar desde el kayak

Después de esa maravillosa experiencia en este importante sumidero del carbono, se incrementó las ganas de adentrarnos a explorar el mundo submarino. Así que tomamos nuestro equipo de snorkel y nos sumergimos para encontrar el paraíso que muchos buscan. Ese mundo por debajo la superficie marina es un lugar que te enamora, te saca de la cotidianidad y te hace vivir en el presente donde la conexión con la naturaleza se magnifica. Es ahí donde tuvimos un mágico encuentro con una curiosa tortuga carey, la cual nos detuvo en el tiempo y nos mostró lo magnificas que son estas criaturas a su manera. Las tortugas marinas no solo son animales hermosos, sino que también muestran una increíble perseverancia y resistencia. Después de todo, han anidado en playas durante millones de años.

Noelia explora un formación de coral duro

Al concluir nuestra pequeña aventura nos dirigimos de vuelta a tierra completamente ignorantes del encuentro que nos esperaba. En un momento de descanso sobre el kayak nos quedamos apreciando el horizonte y de pronto observamos a la lejanía un splash de agua. Nos miramos emocionadas y al ver detenidamente distinguimos alrededor de cinco aletas dorsales que rompían la tensión superficial del agua; eran delfines nariz de botella. Ver a una de las especies residentes de mamíferos marinos del Golfo Dulce alimentándose cerca de nuestro kayak fue nada menos que espectacular. Es así como al final del día comprobamos lo que tanto habíamos leído y escuchado acerca del Golfo de Dulce, un hogar de muchas especies tanto residentes como migratorias y un sitio clave de ecosistemas esenciales.

Monica navega en kayak para el Saladero después de ver delfines nariz de botella

A veces es difícil imaginar la cantidad de vida que se congrega justo en la costa, pero después de esta experiencia en Saladero estamos sumamente entusiasmadas de las nuevas oportunidades que nos esperan. Aún más importante es cumplir nuestra misión de conservar aquello que tanto nos apasiona y que ahora llamamos nuestro nuevo hogar.

Si te interesa participar en la exploración marina del Golfo Dulce y la Osa, mira nuestro paquete de viaje y únetenos para algunas días para explorar los bosques tropicales, los manglares y las aguas del Golfo Dulce. ¡Esperamos verte pronto!

Encuentros raros: hallar el murciélago de cara arrugada

Blogpost por Manuel Sanchez, coordinador del programa de tortugas marinas y asistente de investigación.

Hay más de 114 especies de murciélagos, y unas 80 especies de ellos están en la Península de Osa. Algunas son tan comunes que viven en nuestras casas, y otras son difícil de mirarles que cuando las encuentras te sorprendas tanto y piensas que no existía un animal tan lindo. Se dice que la Osa tiene la mayor cantidad de especies de murciélagos que en todo Costa Rica, y la verdad lo creo. La Osa tiene los mejores lugares y mejores recursos. Si yo fuera un murciélago, de fijo que me quedará aquí.

He visto y he tenido la oportunidad de tenerles en mi mano. También he ayudado en muchos investigadores para identificarles y entender un poco la ecología de ellos. He conocido a los murciélagos desde niño, cuando tuve una experiencia un murciélago vampiro. En realidad, mi madre fue más asustada que yo…

Un primer plano de un murciélago de cara arrugada; Foto por Manuel Snachez

Pero uno que siempre me llamó la atención encontrarle fue el murciélago llamado el murciélago de cara arrugada, o el murciélago viejo. Una noche me quedé trabajando tarde en la Estación Biológica , llovió por las dos primeras horas de la noche, y savia que luego de una lluvia muchos animales salen. Los murciélagos en especial esperan que la lluvia termina para salir. Llegando a mi casa está el rio coyunda; a unos 3 metros sobre el agua están unas ramas de guabas. Con mi linterna, estaba buscando serpientes o ranas cuando miré dos ojos que no fueron de una rana ni menos de una serpiente. Me fui acercando muy lento para no asustarlo, y en verdad él me asusté más. Me quedé con él por mucho rato, mirando cómo comía este fruto de ficus. La verdad fue increíble, pensar que podamos tener animales tan lindos y que te sorprenden tanto. No me pude esperar la emoción de identificar la especie y me regresé a la estación para preguntarle a Gloriana Chaverri, una investigadora de murciélagos, con quien me quedé en ese momento. Por supuesto ella ya conocía la especie porque ha trabajado con murciélagos hace muchos años. ¡Solo esa noche fue la única que le miré a este murciélago en este gran bosque que siempre me sorprende cada día!

Iniciativa nacional de jaguar

Blogpost por Juan Carlos Cruz Díaz, Feline Program Coordinator

Cuando hablamos de jaguar, es difícil hacer la separación de los muchos contextos en los que esta icónica especie tiene una participación importante. Está fuertemente arraigado en la cosmovisión indígena en todos los países latinoamericanos. Desde el punto de vista cultural, ha estado presente en un sin número de obras artísticas y cinematográficas. Desde el punto de vista de conservación, ha sido considerado todo lo que una especie puede ser: Especie sombrilla, Especie bandera, Especie clave, Especie indicadora y máximo depredador.

A pesar de su gran importancia sin embargo, es muy poco lo que se sabe acerca de elementos clave en su ecología y que es necesario para su conservación.

Debido a sus características biológicas, las técnicas para estudiar esta especie demandan mucho esfuerzo físico, económico y logístico, y por esta razón no es fácil trabajar con ellos. Sin embargo, cuando es posible realizar este esfuerzo, cada resultado es importante pues añade un poco más de conocimiento biológico y ecológico.

En este año en Costa Rica, Conservación Osa y otros socios pudieron contar con los resultados de la primera iniciativa nacional de jaguar, el cual reunió a los investigadores e investigaciones del jaguar llevados a cabo en todo el país, para poder contribuir al conocimiento de la ecología de esta importante especie a nivel país.

“Estado de conservación del jaguar (Panthera onca) en Costa Rica a través de la integración de datos de registro de la especie y modelaje del hábitat idóneo”, es el nombre de la iniciativa y es un producto del Proyecto para la Promoción del Manejo Participativo para la Conservación de la Biodiversidad (MAPCOBIO) ejecutado por el Sistema Nacional de Áreas de Conservación y la Agencia de Cooperación Internacional del Japón, con la colaboración de investigadores de Jaguar en Costa Rica.

En más de un año de recolección de información de diversas investigaciones de jaguar en el país (cámaras trampa huellas, excretas, presencia en caminos, avistamientos, registros de depredación al ganado y a tortugas marinas, localizaciones de estudios con radio collar y material genético proveniente de excretas), reuniones, talleres de discusión, elaboraciones de mapas y consultas de expertos, se obtuvo un resultado que incrementa nuestro conocimiento acerca del estado de conservación de jaguar.

Una parte esencial de esta iniciativa fue poder describir la ubicación espacial actual de la especie y modelar las condiciones idóneas de hábitat, lo cual establece lineamientos para determinar prioridades de conservación de esta especie amenazada.

Haciendo uso de la ubicación espacial de los registros de presencia de la especie y haciendo uso de variables (hábitat, antropogénicas y climáticas) elegidas entre los expertos fué posible predecir el hábitat idóneo para la especie a través de todo el territorio continental de Costa Rica.

Mapa predicho de hábitat idóneo de jaguar para Costa Rica.

Se identificaron las zonas con mejores condiciones de hábitat para el jaguar, denominadas áreas focales, siendo el propósito principal, evaluar de manera general la disponibilidad y características actuales de los corredores biológicos existentes y la Unidad de Conservación del jaguar a nivel nacional, para lograr conectar estas áreas. Las áreas focales identificadas, es decir que con probabilidades más altas de hábitat idóneo predicho para la especie se localizan mayormente en la región Talamanca-Caribe y Amistad-Pacífico, Caribe-Norte, Osa, Cordillera de Guanacaste y Cordillera Volcánica.

La información generada en este estudio representa el conocimiento más reciente sobre la distribución de la especie y el hábitat idóneo, basado en registros de presencia/ausencia, contando con la participación y evaluación de expertos nacionales e internacionales trabajando con la especie y monitoreo en el país. El acercamiento entre diferentes investigadores de la especie y entre investigadores y el , representa una iniciativa sin precedentes en Costa Rica y constituye el punto de partida para desarrollar una estrategia que permita articular y priorizar esfuerzos de conservación a mediano plazo, en aras de obtener una mejor y más eficiente respuesta a las necesidades de conservación de la especie, basado en información biológica y científicamente sustentada.

 

Referencias:

Sistema Nacional de Áreas de Conservación. 2018. Estado de conservación del jaguar (Panthera onca) en Costa Rica a través de la integración de datos de registros de la especie y modelaje del hábitat idóneo. Proyecto–JICA. Santo Domingo de Heredia, Costa Rica.  https://issuu.com/chromaticadiseno/docs/libro_jaguar_1.compressed

 

Restauración de manglares y manejo del helecho de manglar

Blogpost por Luis Carlos Solis, Asistencia Técnica


El helecho de manglar, un oportunista en ambientes perturbados

 

Los manglares  son uno de los ecosistemas más amenazados del mundo. Costa Rica no es la excepción a este panorama donde día a día sus manglares son reducidos por influencia del ser humano a pesar de ser áreas protegidas por el gobierno. En total para Costa Rica se reportan más de 80 manglares lo que representa aproximadamente 41 002 hectáreas (101 318 acres), de ellas el 99% se encuentra en la zona pacífica. El Humedal Nacional Térraba Sierpe destaca como el manglar más extenso del país, con un área mayor a 16 000 hectáreas (39 537 acres) lo que representa casi el 40% de los manglares reportados para el país.

 

Terraba- Sierpe Wetland

El Humedal Nacional Térraba Sierpe by Frank Uhlig

El Humedal Nacional Térraba Sierpe fue declarado de importancia internacional en el año 1995 por la Convención Internacional de Humedales Ramsar y mediante la Ley Forestal costarricense se prohibió la corta o el aprovechamiento de recursos maderables de este ecosistema. No obstante, para el año 1977 el Humedal Nacional Térraba Sierpe presentaba la categoría de Reserva forestal donde mediante planes de manejo se extraía legalmente madera para la producción de carbón, leña y materiales de construcción, corteza para taninos y moluscos; así también se presentó una gran extracción ilegal que diezmo considerablemente la extensión del bosque.

La extracción y aprovechamiento de productos maderables del Humedal Térraba Sierpe principalmente en la década de los 80’s estimularon la propagación masiva del helecho de manglar Acrostichum aureum el cual corresponde a una especie nativa para Costa Rica de naturaleza oportunista ante disturbios humanos en el ecosistema; este helecho coexiste naturalmente con el manglar siendo controlado por varios factores entre ellos la sombra que este genera, sin embargo a la hora de talar el manglar el helecho aprovecha su exitosa capacidad de reproducción en condiciones de luminosidad alta convirtiéndose en una especie difícil de erradicar que en altas densidades puede actuar como barrera para el establecimiento de los propágulos de mangle en el sustrato. Ante este panorama donde la regeneración natural se ve obstaculizada, se recomienda implementar estrategias de restauración activa mediante intervención humana para la recuperación del ecosistema.

 

db8ddcb6-aa3b-4ca6-8879-a1b4752a4b3d

Sin la presencia de árboles de mangle, el helecho de mangle toma el control. Como especie oportunista, este helecho se vuelve excesivamente abundante y crece muy alto

32db53f6-f8ce-46f8-8098-75036e8bfa90

123/5000 El helecho de manglar está regulado por árboles de mangle. En un ecosistema saludable, el helecho se maneja más fácilmente y vive en equilibrio.

 

 

Es así como la organización Conservación Osa, en aras de restaurar 50 hectáreas (20 acres) de manglar actualmente ocupadas por el helecho Acrostichum, se encuentra ejecutando el proyecto “Fortalecimiento efectivo de los ecosistemas mangles en Costa Rica (Terraba Sierpe) y mejoramiento de la calidad de vida de la población costera local”, cuyo objetivo es devolver la estructura y funciones equivalentes a las del ecosistema original además del empoderamiento de las comunidades locales en el manejo responsable de los recursos no maderables que ofrece el manglar.
img_1009_resized

Nos lo pasamos de maravilla celebrando recientemente este proyecto. Trabajando con un maravilloso grupo de socios, estamos agradecidos a todos los participantes que vinieron a apoyar el proyecto y esperamos seguir colaborando en este importante esfuerzo para proteger y restaurar este ecosistema vital.

proyecto-restauracion_resized

 

Resilvestrando hormigas: Conservando interacciones en peligro

Blog de Ruthmery Pillco Huarcaya, Coordinadora de los proyectos botánicos

Uno de los objetivos de Conservación Osa es apoyar la conservación de árboles amenazados a través del programa de conservación ex situ (la creación de un jardín botánico) que complementa la conservación in situ a través del programa de restauración ecológica y resilvestracion.

Sobre el cornizuelo

Hace más de un año que sembramos semillas de un árbol Vachellia allenii, localmente llamado cornizuelo (árbol de los cuernos). Este árbol se le encuentra creciendo tanto en los bosques primarios y secundarios y puede alcanzar a medir hasta 25 m de altura. El cornizuelo, se caracteriza por la presencia de espinas dispuestas en parejas, semeja un par de cuernos. Este especies es endémico de Costa Rica y catalogado como en peligro (EN) por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).  Su amenaza principal es la perdida de hábitat, la que es una consecuencia de la deforestación.

 

 Arbol de cornizuelo (Vachellia allenii) creciendo en un bosque protegido (Saladero Ecolodge)

Arbol de cornizuelo (Vachellia allenii) creciendo en un bosque protegido (Saladero Ecolodge)

La relación entre el árbol y las hormigas

Convive con una especie especifica de hormiga (Pseudomyrmex sp.) con quien ha establecido una asociación muy especial. En este caso, el cornizuelo brinda refugio y alimento a las hormigas y sus crías. Es así que las grandes espinas huecas se convierten en un sitio ideal para vivir, reproducirse, y también, alimentar las hormigas. La planta produce pequeñas cuerpos amarillos que contienen azúcar y proteínas que constituyen un alimento abundante y sabroso para las hormigas.

 

Hoja de un cornizuelo mostrando los cuerpos alimenticios que produce ara alimentar a sus hormigas (foliolulos modificados de color amarillo)

Hoja de un cornizuelo mostrando los cuerpos alimenticios que produce ara alimentar a sus hormigas (foliolulos modificados de color amarillo)

La hormiga por su parte protege a su hospedero contra el ataque de los herbívoros, particularmente los insectos, y además evita que otras plantas se conviertan en competencia por la luz, espacio y los nutrientes. Cuando algo roza la planta, cientos de furiosas hormigas aparecen dispuestas a protegerla de los intrusos. Las furiosas hormigas producen un área libre de vegetación alrededor del cornizuelo, cortando con sus mandíbulas las lianas que intentan arrollarse en las ramas, comiéndose las semillas y las plántulas que intentan crecen a su alrededor. Es así que vivir juntas se ha convertido en un asunto de supervivencia tanto para la planta como para las hormigas.

Nuestros esfuerzos de resilvistración

Al curso de los 9 meses, nos dimos cuenta que nuestros cornizuelos no desarrollaban y un no habían sido colonizado por hormigas y posiblemente nunca sean colonizados. Tal fue el caso de un cornizuelo que plantamos en la estación que murió después de haber echado las primeras flores. Emprendimos un viaje hacia Saladeros Ecolodge en el Parque Nacional Piedras Blancas, donde encontramos un área con muchos cornizuelos. Como primer intento decidimos llevar una muestra de una plántula con todas sus hormigas.

 

Plántula de cornizuelo recién colonizado. Las espinas en forma de cuerno muestran un hueco recientemente hecho por una hormiga (Pseudomyrmex sp.).

Plántula de cornizuelo recién colonizado. Las espinas en forma de cuerno muestran un hueco recientemente hecho por una hormiga (Pseudomyrmex sp.).

Una vez en el vivero, colocamos la planta con hormigas al lado de nuestros cornizuelos. Las hormigas inmediatamente empezaron a explorar y alimentarse de los cuerpos amarillos.  A las pocas horas empezaron a hacer huecos en las espinas, y al día siguiente, todas las espinas tenían huecos. Nuestros cornizuelos empezaron a crecer rápidamente y se le veía vigorosos y llenos de vida. Sin embargo, las hormigas desaparecieron al mes, probablemente debido a la ausencia de una reina o porque se perdieron mientras salieron a explorar.

Cuando se destruye un bosque también se destruye las interacciones mutualistas entre plantas y animales que han llevado cientos de años en desarrollarse, y son estas interacciones las más delicadas y difíciles de recuperar y restaurar. Nuestro primer intento de resilvestracion no tuvo éxito, pero continuaremos haciendo más investigaciones para que los cornizuelos y sus hormigas estén juntas.

 

Ruth monitoreando las plántulas de cornizuelo recién colonizados.

Ruth monitoreando las plántulas de cornizuelo recién colonizados.