Despertando conciencia ambiental con los niños de Sierpe

Blogpost por Luis Carlos, Coordinador de restauración de manglares

El Humedal Térraba-Sierpe presenta el ecosistema de manglar más productivo y diverso del Pacífico Sur de Costa Rica. Sin embargo, no todos saben la importancia que tiene este hábitat en nuestro día a día. Por este motivo decidimos celebrar el Día Internacional de la Conservación del Ecosistema de Manglar con la Escuela de Ajuntaderas, Sierpe.

Nuestros invitados especiales fueron los niños de esta comunidad que aprendieron acerca la importancia de los manglares, la prevención de incendios y el manejo de residuos. Es importante reconocer que los niños y las niñas son portadores de información. Ellos deben ser escuchados y pueden transmitir estos mensajes a las personas que están a su alrededor. De esta manera las personas tendrán conciencia sobre la importancia del medio natural en que viven y generarán una cultura de protección del humedal.

Durante las actividades, Conservación Osa enseñó que los manglares son especies de árboles capaces de crecer y tolerar altas concentraciones de sales en el agua intermareal. Además, que poseen un sistema de raíces que ofrece un santuario a pequeños peces y que protegen la costa de fuertes eventos climáticos.

El Área de Conservación Osa presentó un cuento que cautivó a los niños acerca de la prevención de incendios forestales. Y para sorpresa de todos los estudiantes, el protagonista del cuento Toño Pizote (mascota símbolo de la conservación ambiental) hizo una aparición, que trajo alegría y emoción.

La Municipalidad de Osa colaboró con una dinámica para aprender estrategias de manejo y diferenciar los diferentes tipos de residuos con el fin de combatir las grandes cantidades de basura que se producen todos los días (Costa Rica consume 323 mil toneladas de materiales plásticos al año). Además, enseña de cómo minimizar el consumo de productos plásticos de solo uso que terminan en las playas y los océanos (80% de la contaminación marina es plástico) por el uso de botellas reutilizables y bolsas de tela y rechazando las pajillas.

La educación es una herramienta esencial para generar un cambio hacia la conservación de los ecosistemas marino-costeros. Por eso, es fundamental hacer llegar la información a todas las personas que son afectadas, ambos directamente e indirectamente. Las comunidades costeras son las que más enfrentan los efectos del cambio climático, enfrentando los amenazas del incremento del nivel del mar y fuertes tormentas. Gracias a la infraestructura verde como son los sistemas de manglares, se mitiga estos impactos, protegiendo las comunidades amenazadas.

Es muy importante seguir creando este tipo de eventos con los niños de las escuelas con el fin de concienciar acerca de lo esenciales que son los ecosistemas de manglar y continuar protegiendo estos hábitats, no solo por su importancia biológica, sino también por las comunidades locales que dependen de ellos.

Contact popular website support company to fix WordPress Errors with Geometricbox

This entry was posted in . Bookmark the permalink.