Restauración de manglares y manejo del helecho de manglar

Blogpost por Luis Carlos Solis, Asistencia Técnica


El helecho de manglar, un oportunista en ambientes perturbados

 

Los manglares  son uno de los ecosistemas más amenazados del mundo. Costa Rica no es la excepción a este panorama donde día a día sus manglares son reducidos por influencia del ser humano a pesar de ser áreas protegidas por el gobierno. En total para Costa Rica se reportan más de 80 manglares lo que representa aproximadamente 41 002 hectáreas (101 318 acres), de ellas el 99% se encuentra en la zona pacífica. El Humedal Nacional Térraba Sierpe destaca como el manglar más extenso del país, con un área mayor a 16 000 hectáreas (39 537 acres) lo que representa casi el 40% de los manglares reportados para el país.

 

Terraba- Sierpe Wetland

El Humedal Nacional Térraba Sierpe by Frank Uhlig

El Humedal Nacional Térraba Sierpe fue declarado de importancia internacional en el año 1995 por la Convención Internacional de Humedales Ramsar y mediante la Ley Forestal costarricense se prohibió la corta o el aprovechamiento de recursos maderables de este ecosistema. No obstante, para el año 1977 el Humedal Nacional Térraba Sierpe presentaba la categoría de Reserva forestal donde mediante planes de manejo se extraía legalmente madera para la producción de carbón, leña y materiales de construcción, corteza para taninos y moluscos; así también se presentó una gran extracción ilegal que diezmo considerablemente la extensión del bosque.

La extracción y aprovechamiento de productos maderables del Humedal Térraba Sierpe principalmente en la década de los 80’s estimularon la propagación masiva del helecho de manglar Acrostichum aureum el cual corresponde a una especie nativa para Costa Rica de naturaleza oportunista ante disturbios humanos en el ecosistema; este helecho coexiste naturalmente con el manglar siendo controlado por varios factores entre ellos la sombra que este genera, sin embargo a la hora de talar el manglar el helecho aprovecha su exitosa capacidad de reproducción en condiciones de luminosidad alta convirtiéndose en una especie difícil de erradicar que en altas densidades puede actuar como barrera para el establecimiento de los propágulos de mangle en el sustrato. Ante este panorama donde la regeneración natural se ve obstaculizada, se recomienda implementar estrategias de restauración activa mediante intervención humana para la recuperación del ecosistema.

 

db8ddcb6-aa3b-4ca6-8879-a1b4752a4b3d

Sin la presencia de árboles de mangle, el helecho de mangle toma el control. Como especie oportunista, este helecho se vuelve excesivamente abundante y crece muy alto

32db53f6-f8ce-46f8-8098-75036e8bfa90

123/5000 El helecho de manglar está regulado por árboles de mangle. En un ecosistema saludable, el helecho se maneja más fácilmente y vive en equilibrio.

 

 

Es así como la organización Conservación Osa, en aras de restaurar 50 hectáreas (20 acres) de manglar actualmente ocupadas por el helecho Acrostichum, se encuentra ejecutando el proyecto “Fortalecimiento efectivo de los ecosistemas mangles en Costa Rica (Terraba Sierpe) y mejoramiento de la calidad de vida de la población costera local”, cuyo objetivo es devolver la estructura y funciones equivalentes a las del ecosistema original además del empoderamiento de las comunidades locales en el manejo responsable de los recursos no maderables que ofrece el manglar.
img_1009_resized

Nos lo pasamos de maravilla celebrando recientemente este proyecto. Trabajando con un maravilloso grupo de socios, estamos agradecidos a todos los participantes que vinieron a apoyar el proyecto y esperamos seguir colaborando en este importante esfuerzo para proteger y restaurar este ecosistema vital.

proyecto-restauracion_resized

 

Contact popular website support company to fix WordPress Errors with Geometricbox

This entry was posted in . Bookmark the permalink.