Con emoción anunciamos que la temporada 2011 de nuestro Programa de Tortugas Marinas ya está por iniciar

Con emoción anunciamos que la temporada 2011 de nuestro Programa de Tortugas Marinas ya está por iniciar. El año pasado expandimos nuestro programa para cubrir desde Matapalo hasta Carate, un total de 18 km para patrullas protegiendo las tortugas marinas que se encuentran en peligro de extinción. En años previos, nuestro programa  cubrió las playas Piro y Pejeperro, protegiendo alrededor de 8 km de playa. La participación de voluntarios es indispensable para que podamos cubrir los 18 km de playa que actualmente protegemos.

Para tener mayor presencia en las playas desde Matapalo hasta Carate, lo cual disminuye la presión por “hueveros”, nosotros necesitamos de la ayuda de voluntarios. Tenemos espacios disponibles desde Julio hasta mediados de Diciembre, visite nuestra página web para aplicar a nuestro programa.

Mientras hay cuatro especies de Tortugas marinas que anidan en las playa de la Peninsula de Osa: Baúlas (Dermochelys coriacea), Careys (Eretmochelys imbricata), verde del pacífico (Chelonia mydas) y loras (Lepidochelys olivacea), nosotros trabajamos principalmente con las dos últimas.  En los últimas dos temporadas, hemos ayudado en el nacimiento exitoso de al menos 16 000 tortugas bebes.

El Programa de Conservación de Tortugas Marinas de Amigos de Osa patrulla en 4 playas en el noroeste del Cabo Matapalo: Piro, Pejeperro, Río Oro y Carate. Estas playas se ubican lejos de cualquier ciudad o pueblo y se mantienen prácticamente intactas, de cara a las poderosas corrientes del océano Pacífico.

Uno de los misterios más intrigantes sobre estas criaturas centenarias, es como, después de muchos años nadando en el mar abierto, ellas encuentran el camino de vuelta a sus playas natales para anidar. Si bien hay varias hipótesis de cómo ellas logran esto, no hay una explicación  definitiva, y la respuesta real es probablemente una mezcla de varias de estas hipótesis. Es aceptado que las tortugas marinas utilizan múltiples señales en su navegación. Señales visuales: las crías de tortugas marinas una vez emergidas, se dirigen a la parte baja y más brillante del horizonte, lejos de las partes oscuras, las siluetas elevadas de la vegetación y de las dunas de arena, lo cual las dirige hacia el océano. Usando las olas como brújula, las tortugas marinas se pueden orientar en el mar. También se cree que las tortugas marinas utilizan el campo magnético de la tierra como brújula para aproximar su posición en el globo y navegar a las playas de anidación y sitios de alimentación. Finalmente, hay evidencia de que las tortugas recién emergidas recolectan información química única en sus playas natales y usan esta información como adultos para regresar a la misma playa.

Las hembras emergidas que dejan  la playa cada año pueden no regresar a anidar hasta 20 años después. Cuando ellas finalmente regresan a su playa de anidación, una hembra de tortuga marina puede hacer varios intentos de anidación sin éxito y por lo contrario, algunas regresan a anidar varias veces en la misma temporada. La especie más abundante en la Península de Osa es la tortuga lora, la cual tiene anidadas de hasta 100 huevos y pueden anidar hasta tres veces en una misma temporada. La siguiente especie en abundancia con la cual trabaja el Programa de Conservación de Tortugas Marinas es la tortuga verde del pacífico o tortuga negra, la cual puede depositar hasta 150 huevos y una misma hembra puede anidar hasta seis veces en una misma temporada.

Con esta fecundidad tan impresionante usted se debe estar preguntando por que estos hábiles marineras, que han navegado en los océanos por más de 100 millones de años, necesitan con tanta urgencia de nuestra protección. Las presiones que están llevando a un drástico decline de todas las especies de tortugas marinas en el mundo y por las cuales están en la lista de especies en peligro, son causadas por el hombre. Incluso antes de que una tortuga emerja de su huevo, enfrenta un sin número de peligros.  Mientas los huevos están siendo encubados en el nido, los huecos pueden ser depredados por coatis (Nasua narica) o perros que merodean en la playa. Los huevos de tortuga también son buscados por los humanos, a pesar de ser ilegal, por su supuesto poder de aumentar la virilidad en los hombres. Por esto, los “hueveros” visitan las playas para extraer los huevos y venderlos en el mercado negro.

Para aquellos nidos que sobreviven entre 45-70 días de incubación, las tortugas recién emergidas son muy susceptibles a ser depredadas por algún ave de rapiña antes de llegar al océano. Los adultos en el mar abierto se pueden ahogar al ingerir una bolsa plástica al ser confundida con una medusa. Si una tortuga llega a su madurez sexual y esta lista para encontrar su camino de vuelta a su playa de anidación, ella tiene todavía que superar un muro de muerte en la costa pacífica, al tener que atravesar las líneas de pesca. Debido a que las tortugas marinas no pueden respirar debajo del agua, una vez que esta quedan atrapadas en una red o un anzuelo comercial, se ahogarán con seguridad.

Suena intimidante, pero hay mucho que podemos hacer para salvar las Tortugas marinas y asegurar que estas species continuen existiendo en el future. Esto es lo que el Programa de Conservación de Tortugas Marinas de Osa Conservación  intenta hacer. El objetivo del Programa es garantizar la salud y el éxito ecológico de las tortugas marinas que anidan en la Peninsula de Osa, Costa Rica, integrando conservación, investigación y educación.

Este año también estamos dando charlas semanales a los huéspedes de Lodges cercanos a las playas de anidamiento, como lo son Bosque del Cabo, El Remanso y Finca Exótica.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.