Un mono araña forrajeando.

Un mono araña forrajeando.

El mono colorado (Ateles geoffroyi) tiene un rol importante en la dispersión de semillas en los bosques que ocupan en el Osa. Estas criaturas carismáticas también son indicadores de bosques que están en buen estado. Un día común en la vida de estos monos suelen formar grupos de  20 a 40 individuos que  durante el día se separan en pequeños grupos  de 3 a 8 para comer, y después se reúnen en la noche juntos de nuevo para dormir. Cuando se encuentran forrajeando en el bosque es común que una tropa pequeña se encuentren con otras tropas, y que la rivalidad  entre tropas – machos adultos contra otros machos más jóvenes, o hembras entre hembras – se crean grandes batallas. En muchas ocasiones algunos pueden escapar o camuflarse entre las ramas de los árboles o bajando al suelo y ahí se quedan inmóviles para no ser vistos por los demás. Estas acciones también les traen otros riesgos como el  de ser depredados por felinos como Pumas o Jaguares creando una adicción a la cadena biológica auméntale.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.