Como la búsqueda de un pájaro raro nos llevo a una especie de árbole endémicos

Escrito por: Pablo Porras

Editado por: Florencia Franzini

Conservación Osa’s Santuario para el Cotinga de Pico Amarillo (Carpodectes antoniae) es un lugar especial que nacio de la inspiración de un proyecto de monitoreo y seguimiento que duro dos anos. Tras el duro trabajo realizado por compañeros de investigación, la única lógica que parecía seguir era que nosotros fuéramos a crear un bastión para este ave endémica – Hoy este pequeño reducto es el lugar donde se conducen los estudios de CO a la población local de esta ave en peligro de extinción.

Ubicación del Santuario en GoogleMaps.

Ubicación del Santuario en GoogleMaps.

El santuario se encuentra en el corazón de uno de los corredores de aves más importantes del Peninsula. Según Reinaldo Aguilar, dendrólogo reconocido de la Península de Osa, este entorno es “un campo excepcional.” Aquí puedes encontrar una red de bosques impresionantes que, de repente, se detiene inmediatamente, dando a palmo a los manglares – la yuxtaposición de estos dos biomas resultan en una presencia muy singular, y de hecho árboles raros de ambos ecosistemas.

El 25 de Junio estábamos patrullando el Santuario y tomamos fotos de algunos de los árboles de la zona – compartimos estas fotos con muchos de nuestros amigos entusiastas de la naturaleza en la Península, y sin esperarlo fuimos contactados por un muy emocionado Reinaldo Aguilar. Su noticia? Que el árbol que le habíamos sacado fotos era una especie endémica de Costa Rica con un rango muy limitado de crecimiento dentro de la península.

Foto de Bourreria grandicalyx

Foto de Bourreria grandicalyx

Aguilar identificó la especie como Bourreria grandicalyx, comúnmente conocida como la JS Mill & Sirot, un nombre dado en homenaje a los hombres que publicaron el primer descriptor de este árbol en 1997. Esta especie pertenece a la familia del árbol de borraja, conocida como Boraginace, ya partir de 2007 sólo habían 30 especies conocidas grabadas dentro del género . Aguilar también nos dijo que sólo ocho muestras individuales de este árbol se mantienen actualmente en nuestro Museo Nacional, con dos de las muestras perteneciendo a árboles que había encontrado personalmente, pero que él cree que ya no viva mas en la actualidad.

En todos estos hallazgos demuestran que la Conservación de Osa se ​​encamina en la dirección correcta con su misión de proteger a los corredores endémicos de la península a través de una metodología basada en la evidencia científica y la asistencia de expertos locales – Es una situación de ganar-ganar para alcanzar los objetivos de conservación de Costa Rica de tesoros naturales.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.