Apostémosle al océano: Golfo Dulce un Laboratorio Viviente

Blog por: Jorge De la O, estudiante del curso de liderazgo en conservación

El bosque tropical lluvioso de la península de Osa exhala masas de vapor mientras amanece y esta vez no fue la excepción. La condensación del vapor de agua se podía observar sobre las plantas temprano en la mañana cuando nos dirigíamos a Golfo Dulce, un lugar hilarante y espectacular. El mar parece de cristal puro y nos permite observar los secretos del fondo marino conformado por estructuras coralinas que a lo largo de siglos han sido construidas por la naturaleza. Poder presenciar el magnífico e importante rol que cumple el océano para la salud del planeta y para mitigar el cambio climático fue la experiencia que más cautivo mi atención durante el Tropical Ecology & Conservation Leadership Field Course at Osa Conservation

Sabemos que un océano saludable es un reservorio natural de carbono y su degradación implica el incremento de la crisis climática. Sin su ayuda, no podremos evitar que el planeta se caliente a un nivel insostenible. Sin lugar a duda debemos establecer fuertes acciones climáticas y abordar el cambio climático. Si vamos a adaptarnos a lo que ahora son inevitables cambios climáticos, entonces restaurar el medio nativo debe ser nuestra principal respuesta.

 

Go Blue Costa Rica. Foto: Jorge De la O

Presenciar el esfuerzo que realiza Raising Coral Costa Rica para la restauración de los arrecifes en Golfo Dulce es algo digno de admirar, pero para colaborar debemos abordar el compromiso y necesitamos fortalecer nuestras acciones. Por esa razón, “La meta para la biodiversidad marina debería ser la protección de al menos un 30% del océano mediante áreas protegidas de manera efectiva y el manejo sostenible del 70% restante”.

Oceános llenos de esperanza. Foto: Jorge De la O.

Por otra parte, uno de los aspectos más relevantes y compartido entre todos los profesores del curso es que hay oportunidades para hacer todo lo posible y revertir los efectos de la pérdida extensa de biodiversidad que hemos causado. Me siento realmente inspirado después de ver tanto trabajo realizado, de entender un poca más sobre cómo funciona la conservación y cuáles son los retos, así como motivado para contribuir a los procesos de conservación ya que no es un secreto que nos queda muchísimo por hacer.

Finalmente, debo de expresar que fue muy increíble pasar 8 semanas con muchísimas personas interesantes, con mucha sabiduría y con buena actitud de querer compartir el conocimiento. Me quedo con las personas que me inspiraron a seguir adelante en el mundo de la conservación, a los que creyeron, creen y seguirán creyendo en el poder de las comunidades como un aliado para mejorar los esfuerzos en conservación. Por estas razones, me resulta simplemente deleznable dejar de buscar una solución a los problemas que nosotros mismos hemos creado durante cientos de años.

Personas increíbles. Foto: Nina Cordero.

¿Cuál es tu objetivo de acción climática 2020?

Intern Osa Conservation
[email protected]
No Comments

Post A Comment