Germinación: el reto de conservar nuestro bosque tropical húmedo.

Blog por Tara Jeffery, Asistente de Campo del Programa Botánico 

Mi área principal de trabajo se enfoca en la producción de árboles para el arboretum y en proyectos de restauración y reforestación. Esto requiere que mi equipo se aventure bosque adentro para colectar semillas de distintas especies de árboles. Para crear una colección diversa de plantas es importante usar plantas de distintas áreas, lo cual ayuda a luchar contra posibles plagas y/o enfermedades. Para esto, hemos estado recolectando semillas maduras a lo largo de la península de Osa, pero es difícil predecir cuando los árboles tienen frutas maduras, ya que muchos viven dentro de diferentes microclimas, lo cual puede alterar la semana en que florecen y fructifican.

Bosque adentro, que la cacería de tesoros comience. Foto: Tara Jeffery.

Una vez que las semillas se colectan, las contamos y tomamos notas del árbol madre. Luego limpiamos las semillas, dependiendo del tipo de fruta que tiene. Una vez sembrada las regamos de acuerdo con su necesidad y esperamos a que germinen. Algunas especies colectadas son más difíciles de germinar que otras. Por ejemplo, las vainas de Anthodiscus chocoensis tienen entre 6 – 12 semillas, pero solo una de ellas germinará. Esto puede tomar entre 6 hasta 18 meses, por lo cual hay que ser pacientes. También hay algunas especies en nuestra lista que solo producen semillas algunos años, como es el caso extremo de Tachigali versicolor, el cual crece hasta 45 m pero una vez produce semillas el mismo muere, razón por la cual se le llama “Reseco” o árbol suicida.

Plantando Spondias mombin y Humiriastrum diguense. Foto: Tara Jeffery.

Para ayudar a proteger estas especies amenazadas estamos comenzando a hacer pruebas de germinación y subsiguientemente ayudar a futuras iniciativas a conocer las mejores prácticas para cada una de las especies. Acto seguido haremos pruebas secundarias para buscar mejorar las tasas de supervivencia por medio de la introducción de diferentes mezclas de nutrientes. Ya que muchas de las especies con las que trabajamos no tienen mucha información escrita sobre ellas, es todo un reto conocer los requisitos de cada especies, pero eso es parte de la diversión.

Plántula de Spondia mombin. Photo: Tara Jeffery

Osa Conservation
[email protected]
No Comments

Post A Comment