Protección Ciudadana a una especie amenazada

Blog por David Mattey, Técnico en Divulgación de Vida Silvestre.

El chacho de monte es una especie amenazada de gran importancia ecológica para la composición de los bosques tropicales. Por tanto es necesario tomar medidas para protegerlo, ya que también es objetivo de cacería para consumo de su carne año tras año. Desde hace unos meses, antes del acontecimiento de la migración de la manada de chanchos de monte en época lluviosa, se inició con el proceso de planeamiento sobre el monitoreo y protección comunitaria de la especia, junto con el grupo de monitoreo biológico de la comunidad, integrantes de la Asociación de Voluntarios para el Servicio en Áreas Protegidas (ASVO), quienes donan su tiempo libre por pasión a la conservación y con el apoyo de autoridades del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) para la organización y coordinación de Guardaparques de la región.

Una vez que llegó el momento de la migración, la manada de chanchos en busca de tierras libres de la inundación y en donde son cazados al acercarse a varias comunidades, se desplazaron al lugar compañeros de Conservación Osa, voluntarios de ASVO y en la comunidad de Rancho unieron esfuerzos junto a Funcionarios del SINAC y el Grupo de Monitoreo Biológico Comunitario. Un total de 24 días de monitoreo y caminatas en montaña, durante los cuales participaron un aproximado de 35 personas dedicadas a caminar en las montañas de esta bella comunidad, buscando rastros de los chanchos de monte y protegiéndolos a pesar de la lluvia, la noche o lo difícil del terreno, empeorado por las constantes lluvias.

Monitoreo en montaña compañeros Conservación Osa, Grupo Monitoreo Biológico Comunitario Rancho Quemado y ASVO. Foto: Raimond Vargas.

 

Rastros tras el paso de las manadas de Chancho de monte. Foto: Olivier Ureña.

 

Estas personas, se mantuvieron durante 1053.5 horas rastreando y protegiendo estas manadas en la montaña evitando su caza y así ayudando a la supervivencia de esta especie tan importante para el ecosistema.  Pero el esfuerzo no ha terminado, ya que las manadas han regresado a las cercanías de la comunidad de Rancho Quemado y en este momento el grupo de monitoreo de Rancho Quemado junto con el SINAC, siguen con esta labor de protección sin días de descanso.

Sin duda alguna, un agradecimiento y aplauso a esas personas que incansablemente recorrieron kilómetros por esta causa.

 

Victor Merella en uno de los monitoreos que se alargaron hasta altas horas de la noche. Foto: Olivier Ureña.

Como parte de todos estos esfuerzos, se pretende exponer al público en general las acciones que toman estas personas por amor a sus recursos naturales, en el Primer Festival del Chancho de Monte en donde esperemos mucha gente pueda visitar, aprender y contagiarse de estas ganas y actitud altruista de la Comunidad de Rancho Quemado en pro de sus recursos naturales.

 

Osa Conservation
[email protected]
No Comments

Post A Comment